Rondas Campesinas cumplieron 44 años

(Chota) Cuyumalca, se viste de gala para celebrar en un contexto marcado por la pandemia del Covid-19, los 44 años de surgimiento de las Rondas Campesinas, cuya gesta se remonta al 29 de diciembre de 1976.
En sus inicios, las Rondas Campesinas, se constituyó como una de las mejores organizaciones sociales, que tuvo su origen en Cuyumalca, expandiéndose luego en la provincia, la región y el país.
Chota, se enorgullece de ser la cuna de su fundación, por ser una organización ejemplo de justicia campesina y que en sus albores fue digna de toda honra, porque erradicaron el abigeato que tenía en zozobra a los habitantes, sobro todo de la zona rural.
Atrás han quedado aquellos tiempos, en que las Rondas Campesinas imponían respeto, autoridad y sobre todo eran ejemplo de transparencia y moralidad.
La disciplina y los principios éticos y morales eran los elementos esenciales de los ronderos y con mayor rigor de quienes asumían los cargos directivos.
Sin embargo, en los actuales momentos el nombre y prestigio de las Rondas Campesinas está en decadencia, porque desde las autoridades de los diferentes niveles de gobierno han buscado la división, la demagogia y la corrupción.
Los partidos políticos han hecho de esta organización carne de cañón en los procesos electorales y esto porque ciertos dirigentes actúan como infiltrados politiqueros para sacar provecho personal y de grupo.
Algunos malos dirigentes caen en la demagogia y el oportunismo para dizque figurar como grandes defensores de los intereses de los campesinos, cuando el fin de su figuretismo es el acomodo personal, las coimas, las prebendas y otras acciones cómplices y vergonzosas.
Mientras que otros “dirigentes” están pensando en alcaldías, regidurías, buscando apoyar a algún candidato mentiroso y demagogo que se involucra en la organización a cambio de obtener respaldo en un proceso electoral.
Las Rondas desde su origen y por su importancia han sido golpeadas por hechos que pusieron en riesgo su autonomía y carácter democrático. Por su forma de organización y justicia popular constituye la reserva moral.
Sin embargo, en los actuales momentos, por culpa de malos dirigentes, han fraccionado y mancillado el nombre de esta organización que ha quedado impregnado en las páginas de la historia.
Por la salud de las Rondas, es momento que se haga una profilaxis, separando a aquellas personas que han hecho de la organización su espacio para obtener dádivas, coimas y hasta torcer la justicia hacia donde brilla el dinero.
(Por: Reynaldo Núñez Idrogo).

Contenidos en tu correoSuscribete a nuestro boletín

Mantente informado de las ultimas noticias con nuestro boletin. Déjanos tu correo.