Campañas políticas sin dirección

Latinoamérica está construyendo sus primeros pasos en Comunicación Política. Si bien, los principales investigadores y estrategas que tienen presencia en el mundo son argentinos, mexicanos y colombianos, sin embargo, la estrategia todavía dista mucho de la política regional. Mirando el Perú, en particular Cajamarca, los contenidos están lejos de la práctica. A “ojo de buen cubero” se observa que los partidos y candidatos no tienen un Plan Estratégico de Comunicación Política (PECP): La Comunicación Electoral, de Crisis, de Riesgo y de Gobierno. “Una campaña electoral sin un PECP caminará sin rumbo, sin sentido, sin orientación, sin dirección”.
Si los partidos y candidatos no caminan por la dirección correcta se crea desconfianza y dudas en el electorado. El Instituto de Comunicación Política “Ensayos & Poder” confirma que los aspirantes al Congreso de la República por Cajamarca no pasan de 5% de apoyo. Es decir, su nivel de representatividad es menos del 50% de lo que tienen los aspirantes presidenciales. Estamos hablando de la mayor desaprobación de las últimas décadas. Hay dos hipótesis: 1) El resquebrajamiento de los partidos políticos desde la década del 90 y 2) Los escándalos de corrupción que involucra a expresidentes, congresistas, gobernadores regionales, alcaldes, empresarios, periodistas y dirigentes políticos.
La Comunicación Política considera una tercera hipótesis de la deslegitimación de políticos y autoridades: la ausencia de las ciencias políticas en las organizaciones y en el gobierno. La cultura comunicacional partiendo de la investigación está a océanos de distancia. El gobierno y los partidos utilizan erróneamente el marketing antes que la Comunicación Política. Es decir, se busca emocionar a la ciudadanía, generar simpatías momentáneas, aplaudir pequeñas acciones, dejando de lado, proyectos, planes y programas.
El estratega argentino Carlos Fara, afirma en su libro “Manual de Marketing y Comunicación Política” que “los partidos, gobiernos, líderes y/o dirigentes que no cuentan con un Plan de Comunicación Política profesional están condenados al fracaso”. Compara la deslegitimación de los gobiernos y partidos en Latinoamérica con la ausencia de tal propuesta. En esa misma dirección, el maestro en investigación política el español Santiago Martínez considera que “el rechazo a la clase política y a sus dirigentes tiene que ver en gran parte a la ausencia de planes y proyectos orientados a fortalecer el componente comunicacional”. Sin ir muy lejos, el ex vicepresidente boliviano Álvaro García Linera afirma que “la base de un gobierno es la comunicación política. Ésta, acerca el gobierno al pueblo”.
La Comunicación Política data desde la aparición del hombre en la tierra, los líderes de una tribu utilizaban sus mejores estrategias para mantener el poder frente a otra o a quién intentaba derrocarlo. El libro “El Arte de la Guerra” del estratega militar chino Sun Tzu es un manual que explica los pasos meticulosos y estratégicos de la Comunicación Política. No basta con tener un partido, líderes, organización y logística, sin una estrategia comunicacional. Los cuatro componentes sin indispensables no sólo para eventuales victorias, éstas ayudan a darle sostenibilidad al gobierno y a la organización partidaria.
Las campañas políticas son dinámicas y tácticas. Se mueven por la coyuntura del proceso. La estrategia es la guía directa para empoderar candidatos y lograr victorias.

Contenidos en tu correoSuscribete a nuestro boletín

Mantente informado de las ultimas noticias con nuestro boletin. Déjanos tu correo.